El libro de las narices de Pepe Serrano y David Guirao

el-libro-de-las-narices

El libro de las narices. Pepe Serrano y David Guirao. Ediciones Nalvay. 2015   

Un catálogo de apéndices nasales, una (mini) colección de relatos clásicos “de narices”, curiosidades enciclopédicas y un folleto publicitario. Todo eso y mucho más se encierra en El libro de las narices…

#porquéleer

Por narices. Porque sí. Porque no hacen falta razones para disfrutar del arte. Porque si hay que explicarlo -como los chistes- pierde la gracia.

Porque es un manual de literatura infantil y juvenil. Porque las referencias a los clásicos andan escondidas, agazapadas, tan solo esperando que alguien las descubra…

Porque es IN CLA SI FI CA BLE. Porque muy de vez en cuando -aún más de vez en cuando en nuestra literatura patria- surge un híbrido así, un mestizo, un libro sin complejos ni certificados de limpieza de sangre. Un libro que inaugura un género que -creo- termina en sí mismo, con la grandeza de lo efímero.

Porque nos hace sonreír, reír, reírnos (de nos-otros mismos). Porque está traspasado de humor. Sin pretensiones -otra referencia, sin duda-. Sin estridencias pero sin achicarse ante nadie.

Porque es tan dulce como el beso esquimal de la portada. Porque hace tanto frío -en esta sociedad y a veces en el panorama literario también- que es necesario frotarse las narices con quien sea para entrar en calor.

Por Superlópez. Y porque a mí también me marcó La nariz de Moritz..

#leerencasa

#leerenlaescuela

Puede parecer que un libro así no es para disfrutar en familia, o en el colegio. Pero como dicen sus autores esta obra tiene muchos y muy distintos niveles de “lectura”. Las imágenes y los textos casan, se casan, conviven como un matrimonio bienavenido. Pero además cada una lleva su vida. Su historia. Cuentan lo mismo y lo cuentan diferente… Una primera invitación: leerlo con niños. Y sin ellos. Comprobar lo que los ojos de un niño son capaces de ver y lo que ignoran. Descubrir con ellos un mundo de guiños… y de aromas.

Por otro lado el libro encierra personajes tan entrañables como Cirano, el reno Rudolf, Pinoccio o Cleopatra (esta última menos entrañable, la verdad). Aprovechar para contar otras historias, para construir historias, para completar la historia.

También es un libro para JUGAR. A encontrar narices, a asignar narices, a pensar narices. ¿A quién se parece la nariz del… músico? ¿o la del pescador? ¿o la del artista? ¿De qué tienes nariz tú? ¿Y tu profesor de matemáticas?…

Un libro que no se acaba. Se lee una y otra vez. Del derecho. Y del revés.

Si quieres saber másno os perdáis el post de @PepeTrivez en la página Apalabrazos.

Deja un comentario