#martesdecuentacuentos. Princesa Kevin

«Uno se disfraza para que no lo reconozcan» para sentirse especial. Otra persona.

De astronauta, para notar que floto, que viajo más lejos que nadie, que camino por planetas o satélites desconocidos. De unicornio, para correr libre, para apreciar cómo la magia fluye por todo mi cuerpo. O de princesa Y PUNTO.

Si por las mañana escoges orgulloso la sudadera que te vas a poner o las zapatillas deportivas que son tan cómodas. Si tu mejor amigo, es una persona especial que te escucha, que juega contigo, que te quiere… Si respetas sus gustos vistiendo, musicales, televisivos…. ¿Por qué no respetar también sus disfraces?

Princesa Kevin (+5). Michaël Escoffier y Roland Garrigue. Editorial Edelvives.

Hoy es la fiesta de Carnaval en el colegio y Kevin quiere disfrazarse de princesa, con su vestido, sus tacones y su maquillaje. Uno se disfraza para que no lo reconozcan, y si no, no sirve de nada. Y si las chicas pueden disfrazarse de caballero, ¿por qué no va a ir él de princesa? Hoy Kevin es una princesa. Y punto.

A veces los estereotipos están para romperlos, ¿no?

 

Después de la lectura del álbum ilustrado los pequeños bibliófilos han representado con sus dibujos cuál sería su mejor disfraz.

Deja un comentario