Novedades (#43)

Los cuentos populares se mezclan con las historias contemporáneas. Caperucita Roja, los tres cerditos, Jack y las habichuelas mágicas, coexisten con otras narraciones, personajes, épocas, pero… ¿Qué ocurre cuando estos personajes no desean cambiar el cuento? ¿Cuando no quieren modificar ninguno de sus elementos o personajes? Podemos mantener nuestra esencia, nuestra personalidad, lo que nos hace únicos y dejar entrar a nuevas amistades en nuestras historias  vidas.

En este cuento no hay ningún dragón (+6). Pobre y viejo dragón. Nadie quiere que forme parte de su cuento, ni Ricitos de oro ni Hansel y Gretel ni nadie. ¡Pero Dragón no se da por vencido! Seguirá en su búsqueda de alguien que sí le quiera en su historia. QUIENQUIERA QUE SEA. Sin duda, su inagotable entusiasmo impedirá que se meta en cualquier problema. Es probable… Un cuento maravilloso acerca de dragones, héroes y helado. Un relato de la nueva y extraordinaria escritora Lou Carter y de la galardonada ilustradora Deborah Allwright.

El gigante de Glotolandia (+6). «¡Fee, Fi, Fo, Fum!», gruñó el gigante. ¡Cuidado, niños, el gigante de Glotolandia es un tipo muy gruñón y tragón que va en busca de un buen aperitivo! Y el bocado que más le atrae es un muchachito llamado Jack. Pero este niño y sus amigos no ven en él a un gigante horrible, sino a un mago enorme que les ayuda a recuperar balones perdidos y a rescatar gatos de los árboles. Es muy posible que ese gigante glotón sea más blando de lo que parece… Unas rimas increíbles y un final inesperado y tierno, una versión de un clásico infantil, la obra de la extraordinaria escritora y poeta Elli Woollard y del galardonado ilustrador Benji Davies. El gigante de Glotolandia incluye, además, un importante mensaje dirigido a todo el mundo: ¡no comáis niños, comed pasteles!

 

Deja un comentario