Taller de Padres: Estrategias para leer con tus hijos.

Prepárate. Coge aire. Vamos a indicarte algo que te dejará ojiplático. ¿Estás listo? ¿Quieres que HIJO se haga lector? Pues para TI ES MUY SENCILLO.

¿Qué es lo que más desea tu hijo en el mundo? ¿La «play»? ¿El último videojuego para su videoconsola? ¿Lego? No. Mucho más fácil. Pasar tiempo contigo. Coge el abrigo, cálzate las zapatillas, adéntrate en la librería, o en la biblioteca. Ojead, tocad, leed un poquito los libros que os llamen la atención. Preguntad al personal especializado. Seleccionad una lectura (o varias).

Nuestros hijos quieren pasar tiempo con nosotros. Son observadores, les gusta relacionarse con su papá y con su mamá con propuestas que saben que nos gustan a los adultos. Si somos personas cinéfilas, nos pedirán ver una película juntos. Si nos gusta el deporte, pedirán pasar tiempo con nosotros haciendo ejercicio. Si nos ven LEYENDO, generaremos curiosidad en ellos, preguntarán, Nos IMITARÁN, nos pedirán leer juntos. Compartir lecturas o momentos literarios. (Con todos los beneficios que supone la lectura)

Ahora sí, ahora estamos listos. Os hemos preparado varios rincones con diversos títulos.

Tenemos 45 minutos en los que os vamos a proponer estrategias para cada una de las tipologías (Acumulativo, Rima, Emociones y Libros-Juego). Queremos que disfrutéis, que os divirtáis, que paséis tiempo en FAMILIA. Que recordéis estos momentos mágicos sólo para vosotros, para que posteriormente podáis trasladar estas experiencias a vuestros hogares y seguir enriqueciendo estos momentos con más títulos, con más libros, con más historias.

En cada espacio encontraréis un cuento acumulativo, en rima o que su temática principal sean las emociones y un libro para jugar.

Nada puede asustar a un oso:

.Acumulativo. Son aquellos libros que van incorporando o repitiendo elementos. Sírvete de frases o gestos para remarcar estas repeticiones. A los peques les gusta saber con antelación lo que va a suceder en la historia. Con ello consigues que se involucre contigo en la narración y comparte una visión divertida de la misma. Harás de la lectura un momento mágico y lúdico.

Las repeticiones, conforme se suceden puedes narrarlas más rápido. Es algo que ya saben y le dá ligereza a la lectura.

Este álbum ilustrado es perfecto para familias. Porque el formato atrae a los pequeños, pero con texto suficiente para que siendo más mayores se sigan sintiendo a gusto con la narración ¿Quién no ha tenido miedo alguna vez al acostarse? Vamos juntos, en grupo a descubrir por qué no podemos dormir.

Cuando comencemos la lectura, observaremos que hay palabras la tipografía más grande. Jugad a descubrir, antes de pasar la página, cuáles pueden ser o dejad que sean los jóvenes lectores quienes las lean.

A lo largo de la historia varios personajes se irán retrasando del grupo principal, por diversas causas. Jugar a contar cuántos osos quedan avanzando por el bosque.

Cuando aparezca por sorpresa un animal realiza el mismo gesto, la misma entonación o la misma cara de sorpresa. ¿Jugamos a adivinar qué animal puede ser?

El padre siempre repite la misma frase después de que aparezca por sorpresa un ciervo, una rana o un cuervo… Saca tu lado teatra. Prueba a narrarlo con voz de locutor, ya verás cómo les encanta. Todos juntos podéis leer la parte en la que la familia se refuerza «¡Así de valientes somos»

Un oso es un oso (o puede que no):

.- Libros en rima. Coge el tono y déjale terminar las frases. Jugad con las palabras, con la poesía y con la rima. ¿Cuántas podrían encajar en el último verso?

Desde que somos bebés, nos cantan nanas, nos cuentan retahílas, nos recitan poemas. Estamos preparados para el ritmo, para la música. Nos gusta jugar terminando los versos. Adquirimos conciencia fonológica, la capacidad previa a la lectoescritura

Comenzamos la lectura. Los primeros cuatro versos teatralízalos, juega, disfruta, pásalo bien. En las siguientes repeticiones podéis hacerlo juntos.

¿Qué animal va a probar a ser? ¿Uno que vuela? ¿O uno que tiene astas? ¡No! Uno astuto como un….

Además este álbum nos permite realizar Lectura dialógica con los niños.

.Lectura dialógica. ¿Conoces la lectura dialógica? En la LECTURA DIALÓGICA intercambiamos los roles. El niño va a ser el que lidere la lectura con ayuda del adulto, mientras éste, le hace preguntas, evalúa respuestas, expande los comentarios del niño y repite de nuevo los tres pasos en una afirmación para que sea más fácil para el niño recordar la información.

Totalmente Adrián:

.- Libros de emociones. En todas las etapas de la vida sentimos diversas emociones (miedo, alegría, tristeza) Debemos ser conocedores de ellas y saber cómo gestionarlas. Un libro es una buena herramienta para poner nombre a nuestros sentimientos, hablar de nuestras inquietudes y buscar soluciones a situaciones difíciles.

Un libro para disfrutar. Una excusa para poner de manifiesto nuestras emociones, para expresar cómo nos sentimos en el cole, para hablar de lo mejor y de lo peor del día.

¿Te has fijado que las imágenes son de color sepia? ¿Excepto el color de un objeto que se repite?

Corre ¡Que te como! Michaël Escoffier. Editorial SM¿Hay alguna imagen llena de color? ¿ Por qué?

Corre ¡Que te como! Michaël Escoffier. Editorial SM

Libros-Juego. Un cuento, un álbum ilustrado, un libro informativo… pueden ser verdaderos juegos o libros interactivos con los que divertirnos y pasar momentos únicos.

Antes de empezar el libro, preparaemos al lector para lo que va a acontecer.

Atención: Apto sólo para lectores observadores, valientes, osados, atrevidos, audaces y… que tengan una muda de recambio. Si no eres un niño o una niña que no teme a nada NO ABRAS ESTE LIBRO.

Es un libro de observación. Conforme el monstruo vaya devorando elementos de la imagen, deja que sea el niño o la niña quién te indique qué se ha comido.

Aunque el texto cambie, cada vez que el monstruo se coma las manzanas, las hojas, los árboles… Comienza igual la frase. Añades elementos acumulativos a la observación que divertirá a los oyentes y les ayudará a predecir lo que sucederá después.

Lo divertido de este libro es que lo leáis juntitos, muy, muy juntitos, y que el papá o la mamá deje que su hijo se acurruque en los momentos en los que ha de esconderse.

Cuando el monstruo vaya a comerse al lector, el narrador puede jugar con el libro abriéndolo y cerrándolo como si fuera a masticarlo.

En la página en la que el montruo esputa todos los alimentos ingeridos, demuestra tu capacidad para imitar un gran eructo. Expulsa tooooodo el aire que seas capaz (ya verás lo que se ríe tu peque y cómo te lo recuerda cuando volváis a coger el libro)

Puedes dejar aquí la lectura o jugar en la última ilustración a buscar elementos que estén desordenados.

Disfrutad con la lectura. Que tus hijos te recuerden por esos momentos que compartísteis en torno a un libro, vuestros momentos de confidencias. De complicidad. Dejaos asesorar. Estamos a vuestra disposición. Podéis contactar con nosotros vía email o plataforma. Echad un ojo al blog. Escribid vuestras inquietudes, vuestras dudas, vuestras preguntas. Estamos deseando hablar de libros, compartir estrategias y ofreceros lecturas.

Deja un comentario