Familias lectoras: Recomendaciones #29

Tengo muchos juguetes: coches, pelotas, muñecos… pero los quiero sólo para mi. Porque si los comparto los otros niños los pueden romper. Aunque jugar sólo, a veces, no es divertido. Cuando viene mi amigo a casa o mi hermano se cuela en mi habitación nos lo pasamos muy bien montando las vías del tren y poniendo en marcha los mandos.

Bueno, ahora que lo pienso, igual es más divertido jugar con los amigos, que agobiarme por los juguetes.

¡Esto es mío!(+6) Elisenda Roca.Editorial Bambú.
Alejo era un niño generoso y desprendido: lo prestaba todo sin dudar. ¿Por qué se ha vuelto tan tacaño? No hay manera de que deje nada a nadie. Ni a sus amigos, ni a sus compañeros de clase, ni a su hermanito pequeño. Pero pronto vivirá una experiencia que le ayudará a entender que nada es divertido si no puede ser compartido.

Deja un comentario