Leo y juego

Han cerrado los coles. Muchos adultos podemos trabajar desde nuestro hogares. Lo mejor es quedarnos en casa para poder regresar lo antes posible a nuestro día a día. 24 horas sin salir a la calle pueden ser agotadoras. Los peques se inquietan, necesitan continuar con sus rutinas, mover el esqueleto.

Muchos pedagogos aconsejan crear un horario de clases en casa. Un horario que permita organizar nuestro (y su) tiempo: Colaborando en la tareas del hogar, ayudando a realizar los menús, con actividades lógico-matemáticas, lectura, escritura…  Nosotros desempolvamos los cuadernos de verano que teníamos sin terminar, juegos de mesa, vemos series de dibujos en inglés, conectamos vídeos de baile a la televisión y dejamos en lugar de honor los cuentos, las cartulinas y tooodas las pinturas que antes, teníamos desperdigadas por casa.

Tenemos más tiempo para leer ¡Ahora no hay excusa! Todos los días podemos dedicarle un ratito pequeño o grande, lo que cada uno elija. Normalmente, a los más pequeños de la casa, les cuesta estar quietos escuchando un cuento pero nosotros tenemos la solución, van a ver unos videos en los que narran la historia. También, se pueden encontrar en PDF, para que cada uno elija cuál es la mejor opción. Al terminar el cuento, os propondremos una actividad, en la mayoría de los casos, plástica la cual nos ayudará a trabajar más sobre el libro, a estar concentrados durante un ratito y a trabajar la creatividad y motricidad fina.