Reto Lector: Enero (Un libro que me hayan recomendado #2)

El Brillo de las luciérnagas. Paul Pen. Editorial Plaza y Janés.

«Es fácil hablar de un libro que no te gusta, pero es complicadísimo hablar de uno que te gusta porque… no hay palabras.» Gustavo Martín Garzo.

Me gusta la novela negra. Me gusta vivir la trama con los personajes, analizarlos, empatizar con cada uno de ellos, desenmarañar la historia, calcular posibles resultados, predecir el final. Quién, por qué, cómo y cuándo.

Si eres una persona curiosa, observadora, incluso un poco fisgona, eso denota inteligencia. Si crees es una persona inteligente, este libro romperá tus esquemas.

Una familia de seis miembros desfigurados por el fuego. Abuela, madre, padre, hermana mayor, hermano mediano y el narrador de 10 años que no conoce nada que no sea el oscuro y lúgubre sótano en el que habitan. Ninguno tiene nombre. No hace falta. Sus nombres no definen su personalidad, sus actos, su vida.

La vida en ese sótano es como ya te la estarás imaginando: sin accesos, sin puertas, con ventanas que no dan al exterior…

La hermana mayor está esperando un bebé.

El Hombre Grillo les acecha en la oscuridad por lo sucedido antes de que naciera nuestro protagonista, antes de que vivieran en el sótano.

La historia que narra Paul Pen en «El brillo de las luciérnagas» es una historia adictiva, absorbente, contada desde la mirada de un niño inquieto que busca respuestas a todo lo que le rodea. ¿Quién es el padre del bebé de su hermana? ¿Por qué su familia está desfigurada? ¿Por qué viven en un sótano?

La trama es muy original. Aunque seas asiduo a las novelas negras, de suspense e incluso policíacas, la historia te sorprenderá, los personajes despertarán emociones muy diversas en tu corazón: curiosidad, amor, angustia, miedo, asco, odio… Nada es lo que parece, no te fíes de nadie no confíes en nadie. 

El espacio transcurre en un único lugar. La descripción es muy detallada en cuanto al tamaño, distribución, escasez de luz.. Incluso puedes llegar a sentir la humedad en los huesos.

El lenguaje es sencillo, pero no simplista. La historia está narrada por un niño de 10 años. Un niño que ha nacido en un sótano, que ha sido criado por sus padres, educado por su madre. Un niño inocente pero muy astuto.

La estructura salta en el tiempo. No es lineal. El personaje cuenta su presente. La familia muestra su pasado. El protagonista ¿podrá narrar un futuro? Porque «no existe criatura más fascinante que aquella capaz de crear luz por sí misma»

Si vas a leer el libro, prepara una manta y acomódate en su sofá favorito, porque una vez que empieces no podrás parar.

Deja un comentario