Reto Lector: Marzo (Un libro con un nombre en el título #2)

MARCOS YA NO TIENE MIEDO de Roser Rius. Editado por S.M.

Llega la hora de dormir, ese momento en que aparecen ruidos, oscuridad, sombras, armarios muy especiales, preocupación… ¿Hay motivo por el que tener miedo? ¿Te atreves a cerrar los ojos, o quizás prefieres divertirte con tu increíble imaginación? Descubrelo junto a Marcos. ¡No te atragantes con los calcetines!

A esta edad, ante situaciones desconocidas, muchos niños tienen miedo. Y uno de los momentos más habituales de expresar ese sentimiento es la noche.
A la hora de ir a dormir, el niño se queda solo; las personas que durante el día le han cuidado y le han dado seguridad, se van. Entonces tiene que enfrentarse con la oscuridad, con sus fantasías y sus temores. Se siente desamparado y es normal que esté asustado.
Se le puede ayudar a vencer el miedo haciéndole compañía y llevando a término una serie de “rituales” que le ayudarán a tranquilizarse: ordenar los juguetes, arroparle, mimarle, contarle un cuento, darle un beso de buenas noches, dejar la puerta un poco abierta…
Seguir siempre la misma rutina da confianza al niño, ya que se trata de algo conocido; por tanto, para él puede ser importante que repitamos las mismas acciones, en el mismo orden. Por eso no es nada extraño que todas las noches quiera escuchar el mismo cuento, y que haya que contárselo con las mismas palabras, sin cambiar nada.
Hay que tener en cuenta que es conveniente salir de la habitación antes de que se duerma porque así se habituará a dormirse solo conscientemente y se evitará que, si se despierta, se asuste al no ver a nadie.
No hay que tener prisa, hay que estar tranquilo, pues esto le transmite calma al niño y le ayuda a relajarse. Si el niño insiste en no quedarse solo, puede ser bueno que cambie la persona que lo acompaña a dormir.
Es preciso ser afectuosos y no perder la paciencia ya que el objetivo es conseguir que ir a dormir sea un acto agradable, plácido, y no una batalla para ver quién se cansa primero.

Paulo Ruiz Horna.

Deja un comentario